aga

La tierra del agave en tren

Recorrer el paisaje agavero, declarado Patrimonio de la Humanidad.


 

Durante los últimos 150 años, los ferrocarriles han participado en la formación y desarrollo del México moderno. Además de su enorme contribución económica y social, este transporte ha generado un patrimonio histórico y cultural inseparable, como parte de una memoria colectiva nacional.

Hoy, desde la cuna de la famosa bebida, tendrás una experiencia al hacer el tour del Tequila en un tren que enriquece el folclore de estos pueblos mágicos.

Para tener unas vacaciones memorables y quitar el polvo de las vías, hay que tomar uno de estos vagones que han sido traídos de Europa a los que tuvieron que ser adaptados para ajustarse a las vías del tren ya presentes en nuestro país, México.

Cuenta con cuatro vagones que tienen capacidad para 68 pasajeros, está específicamente preparado para el turismo, con un bar para catar diversos tequilas y el vagón comedor para degustar platillos mexicanos, todos comparten en el mismo ambiente mexicano, alegre y festivo. Presenta musicales de mariachis en vivo, tiene atención bilingüe y permite conocer a profundidad el proceso de producción del tequila a nivel histórico y actual, mediante la visita a las haciendas tequileras.

El recorrido implica dejarse seducir por las más de 35,000 hectáreas de campos de agave que pueblan las colinas cercanas y los pueblos de los alrededores, entorno donde reina la tranquilidad y las casas coloridas. Así como los hornos tradicionales para la cocción del agave e imágenes donde el tequila se produce desde el siglo XVII.

El tesoro de las dos haciendas por las que hace parada es tren, sin duda en el sótano, bajo una luz tenue que almacena las “jarras”, botellas pequeñas de vidrio que sostienen el tequila producido entre 1800 y 1900. Desde estos antiguos sótanos, hay un aroma entre el roble blanco y roble francés.

Al final, experimentas una visita al pasado, una historia que comenzó en la época prehispánica, cuando, según la leyenda, un fuego relámpago de agave, con la diosa Mayahuel descubrió Tequila, la bebida mexicana que ha conquistado el mundo, y vuelves en un atardecer después de unos 80 kilómetros, para admirar la puesta de sol sobre el paisaje verde lleno de plantas de agave azul.

 

 

 

Por: Luz del Alba Belasko.