kui

Kim Jong-un listo para la Tercera Guerra Mundial

La Bomba de Hidrógeno cambia las reglas del juego.


 

Estados Unidos anunció el lunes que presentará en una semana ante el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución para imponer nuevas sanciones a Corea del Norte.

Naciones Unidas adoptó ya siete series de sanciones, progresivamente severas, principalmente un embargo de armas, bloqueo de activos y prohibición de importar carbón, luego de que Pyongyang realizara su primer ensayo nuclear, en 2006. Sin embargo, Pyongyang parece cada vez más capaz de evadir sanciones.

Las nuevas sanciones contempladas serán sometidas a votación del Consejo de Seguridad el 11 de setiembre próximo.

El clima es particularmente tenso, luego de que Pyongyang desafiara resoluciones de la ONU al realizar el domingo un ensayo con una bomba de hidrógeno de una potencia sin precedentes y cuando parecía prepararse para otro lanzamiento de un misil balístico.

La bomba, de una potencia estimada en 50 kilotones, es cinco veces más poderosa que en la prueba anterior de Corea del Norte y tres veces más que la lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945, según dirigentes surcoreanos.

Expertos y diplomáticos concuerdan en que las sanciones tienen un impacto limitado y son solamente uno de los recursos con que cuenta la comunidad internacional contra Corea del Norte.

Según un informe de la ONU que debe hacerse público próximamente, Pyongyang es cada vez más capaz de evadir las sanciones que se le imponen. Diplomáticos que tuvieron acceso al documento afirman que los medios del gobierno norcoreano son muy variados: utilización de terceros países o empresas de pantalla, cambio frecuente de las licencias de buques cargueros, falsas declaraciones de cargas, etc.

Además de las sanciones internacionales tomadas por la ONU, Estados Unidos, la Unión Europea y Japón decidieron una multitud de sanciones unilaterales.

 

Con información de: AFP.