21291534_1949288961994676_404306650_n

Muro de Trump recibe apoyo tecnológico

Cofundador de Oculus se compromete a llevar videovigilancia en la frontera.


 

Palmer Luckey, cofundador de Oculus, vendida a Facebook en 2014 por 2.000 millones, ha creado una startup de vigilancia para controlar la frontera.

Mientras que Brendan Iribe, el otro cofundador, sigue impulsando este formato creativo, Luckey ha dado rienda suelta a su capacidad de innovación para apoyar al presidente Trump con una nueva startup centrada en la vigilancia y que pretende ser de gran ayuda en el futuro muro entre México y Estados Unidos. Su entusiasmo es tal que ha llegado a aportar a través de una de sus compañías, Wings of Time (alas de tiempo), 100.000 dólares para el acto inaugural el pasado mes de enero.

Luckey, de solos 24 años, ya ha comenzado a trabajar en un sistema para reforzar la seguridad del futuro muro. Su tecnología serviría también para bases militares o eventos en estadios. Dentro del plan contemplan la capacidad para discernir entre drones o pájaros y coyotes, por ejemplo.

De momento cuentan con una nave que sirve de sede al sur de California, en un lugar que todavía no ha hecho público. Habitualmente vive en Woodside (California), pero tras la venta de su startup a Facebook ha comprado terrenos tanto al norte de Nueva York como en Orange County, también en California. Bajo el nombre de Anduril ha abierto una oferta de trabajo para contratar más ingenieros.

Luckey proyecta un sistema que se inserte sobre las antenas de telefonía que dan cobertura al muro, de modo que no sea una instalación adicional o tengan que pedir permisos a los dueños de las tierras lindantes. La economía de medios es una de las obsesiones de Luckey.

“Necesitamos una empresa de seguridad que ahorre, que no despilfarre impuestos, a la vez que mantiene a salvo a nuestros soldados y ciudadanos”, dijo en una reciente entrevista con The New York Times.

Parte de su sistema se basa en algo que ya usan los coches sin conductor, el LiDar, siglas en inglés de detector láser de radio corto. Es lo que se usa para medir distancias y movimientos alrededor de objetos y una de claves en la lucha entre Uber y Google por robo de patentes y diseños. Luckey añade cámaras y sensores de temperatura para poder saber si alguien está cruzando de México a Estados Unidos de manera ilegal.

Aunque formalmente no se ha abierto ninguna ronda de inversión ya cuenta con el visto bueno de uno de los perfiles más poderosos de Silicon Valley, Peter Thiel, confeso apoyo de Trump. Founder Fund, su brazo de capital riesgo, lo tiene en el punto de mira. En su catálogo de inversiones ya tienen Palantir, una empresa dedicada al análisis de datos que sirve de fuente de información a los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

 

Con información de: El País