20793192_1940091676247738_1528123713_n

El espíritu mexica vive en la capital

Una mirada a las actividades de los pueblos y barrios originarios de la CDMX.


 

El espíritu de México-Tenochtitlan corre por las venas de la Ciudad de México y se hace latente en puntos clave que fueron denominados “sagrados” por nuestros antepasados. Nuestra ciudad tiene una composición pluricultural, plurilingüe y pluriétnica sustentada en sus pueblos y barrios originarios.

Para que no dejes de celebrar a los pueblos indígenas, te presentamos una selección de prácticas ancestrales que aún se preservan en las delegaciones de la CDMX

1) Temazcal 

No, no es un sauna. La palabra “temazcal” proviene del náhuatl “temazcalli” cuyo significado es “casa de vapor”. Éste ha sido utilizado por los pueblos indígenas –y público en general– con fines curativos y terapéuticos ya que entre sus beneficios no sólo se encuentra la eliminación de toxinas a través del sudor, sino que ayuda a estimular la circulación sanguínea y acelerar el metabolismo.

La ceremonia del temazcal es una experiencia multisensorial que busca crear conexión entre cuerpo, mente y espírituEl cuarto de baño, construido tradicionalmente con adobe o barro, simboliza el vientre materno, el útero de la Madre Tierra, en el que se depositan piedras calientes (llamadas “abuelas”) para ser rociadas con la infusión de hierbas medicinales.

El ritual, guiado por un curandero o curandera, se vale de cantos y de respiraciones y hace un viaje por los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire. La ceremonia también suele ser acompaña por copal, flores y fruta. De acuerdo con la cosmovisión de nuestros ancestros, una sesión de temazcal simboliza una oportunidad para renacer.

 

2) Herbolaria mexicana

La herbolaria, disciplina que se encarga de preservar y utilizar los componentes de origen vegetal para fines terapéuticos, ha sido practicada por integrantes de grupos indígenas que han resguardado los métodos y tradiciones con el paso del tiempo. Te damos algunos ejemplos:

Árnica: Alivia dolores musculares, heridas y náuseas mediante infusiones o pomadas realizadas con sus ramas y flores. Es cultivada en localidades de la delegación Cuajimalpa.

Toronjil morado: De floración violeta, sirve para aliviar padecimientos gástricos como cólicos y enfermedades nerviosas. Funciona como antiinflamatorio. Se cultiva en la delegación Xochimilco.

Espinosilla: De hojas rígidas y flores rojas, controla la fiebre del cuerpo y alivia dolores estomacales. Ayuda a controlar enfermedades respiratorias como gripa, resfriados, bronquitis y tos.

3) Casas de medicina tradicional

Curanderas y curanderos certificados preservan conocimientos ancestrales en materia de medicina tradicional a través de actividades como masajes con piedras calientes, temazcales, herbolaria (en microdosis, cremas, shampoo o jarabes), armonizaciones y aplicación de ventosas. La CDMX cuenta con 31 Casas de medicina tradicional distribuidas en 14 de sus 16 delegaciones.

4) Idioma náhuatl 

El náhuatl se encuentra en gran parte del vocabulario que usamos todos los días. Palabras referentes a la gastronomía mexicana, como “chocolate”, “mole”, “pozole”, “chile”, “aguacate”, “mixiote”, “tlacoyo” y “tamal”, así como los nombres de nueve delegaciones de la CDMX tienen su origen en este idioma.

Náhuatl viene de la palabra “nahualtia” que significa “esconder” o “guardar”, por ende, significa “idioma que guarda o esconde la sabiduría”. Es la lengua indígena que más hablantes concentra en la Ciudad de México, con el 29% del total de usuarios (129 mil personas) de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Actualmente la mayor parte de las personas que hablan náhuatl se concentran en las delegaciones Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco.

En el libro digital Aprendamos el idioma náhuatl de Isidoro Meza Patino, podrás encontrar grafías, reglas de pronunciación, ejercicios de conversación, vocabulario y más.

 

5) Turismo Alternativo y Patrimonial

Desde un enfoque del turismo sustentable, desarrolla y ejecuta acciones de salvaguarda de las tradiciones y del patrimonio de los pueblos originarios; asimismo, contribuye a garantizar el derecho a la tierra-territorio de los pueblos y comunidades indígenas que habitan en la Ciudad de México.

Para conocer sobre las casas de medicina tradicional, temazcales y herbolaria, visita la página de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) dando clic aquí.

 

Por: Redacción QuiéneSon