NONATO

El árbol en barro trasciende fronteras

Monumentales Árboles de la Vida viajan a Japón.


La trayectoria del artesano oriundo de Metepec Juan Carlos Nonato Díaz y el de su familia cambió en julio de 2015, cuando por primera vez enviaban a Japón un monumental Árbol de la Vida con tema marino. Ahora, el maestro alfarero está a unos días de embarcar al país oriental otros dos, con los que sumarán en total 10 obras maestras de su autoría en este lejano país.

Juan Carlos Nonato explica en su taller cómo es que, a través del constante trabajo, de la disciplina y de disfrutar las experiencias, con cada Árbol de la Vida que ha elaborado ha conquistado ya 10 ciudades de Japón; logro que representa su máxima pasión, y para lo cual ha sido fundamental el apoyo de su esposa, María Teresa León Terrón; su mamá, Josefina Díaz Rodríguez; y sus hijos, a quienes les ha transmitido el legado artesanal.

“A nosotros como artesanos nos ha ido bien, lo somos por decisión y convicción. Esta satisfacción no tiene palabras, significa lo que aprendí de mis padres y que he transmitido a mis hijos, Diana Laura, Karla, Clara Josefina y Armando Nonato León, quienes saben crear piezas en barro, desde prepararlo y cocerlo, hasta venderlo, con las ganas de salir adelante y poner en alto el nombre de México en otros países, independientemente de las profesiones que ellos elijan”, narró el maestro alfarero, al tiempo que decoraba junto con su familia las nuevas piezas del majestuoso Árbol de la Vida.

Agregó que cada uno de sus árboles, aunque comparten un mismo tema, es único en Japón; éstos últimos dos fueron elaborados en 45 días, tienen una altura de cinco metros y su peso es de mil 800 kilogramos cada uno, además cada pieza la integran mil 250 figuras.

Presentan cambios de colores; respetando el azul marino, pero jugando con más combinaciones en las sirenas, tritones, peces, pulpos, erizos, tiburones, caballos de mar, entre otros; logrando posicionar la figura mítica de la Tlanchana, de dos metros de altura.

“Fue un trabajo en el que participó toda la familia, ellos realizaron el 70 por ciento de la decoración, me siento feliz”, detalló Nonato Díaz.

 

Por: Luz del Alba Belasko.