YUNK

Del dicho al hecho se cae la sopa

Lenguaje de Trump es idéntico al de Kim Jong-un.


 

Al imitar la retórica de Corea del Norte en su último asalto verbal contra Pyongyang, el presidente estadounidense, Donald Trump, se arriesga a provocar que el impredecible régimen asiático lleve a cabo “justo el ataque que intentamos evitar”, consideran analistas y críticos.

El mandatario advirtió desde Nueva Jersey que Corea del Norte, que el mes pasado llevó a cabo dos pruebas exitosas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), “enfrentará fuego e ira como el mundo nunca ha visto” si sigue amenazando a Estados Unidos.

Su lenguaje se asemejaba a las grandilocuentes invectivas que suele lanzar Corea del Norte contra enemigos, como su vecino del Sur, al que a menudo amenaza con convertir en un “mar de llamas” con sus misiles.

Estados Unidos necesita evitar “una escalada de la retórica, que podría provocar justo el ataque que intentamos evitar”, dijo Laura Rosenberger, exdirectora para Corea y China del Consejo de Seguridad Nacional de Washington. La “mayor preocupación es que teman una acción inminente de Estados Unidos y actúen en lo que ellos consideran de modo preventivo”, escribió en Twitter.

El senador republicano John McCain también advirtió que Trump debería tener cuidado cuando habla sobre Corea del Norte. “Lo único que va a hacer esto es acercarnos a algún tipo de confrontación grave”, dijo a una radio estadounidense.

Cualquier ataque estadounidense contra Corea del Norte podría recibir una represalia inmediata y conllevar una rápida escalada, con consecuencias devastadoras para Corea del Sur. Algunos internautas usaron el refrán “una gamba entre ballenas” para describir la situación del país, sacudido por las arremetidas diplomáticas y en medio de un conflicto entre poderosos vecinos.

 

Con información de: AFP.