bw

México en una laguna

El agua siempre ha sido protagonista en la historia de la CDMX.


 

Fue construida en mitad de una cuenca lacustre, la antigua México-Tenochtitlan, la cual poseía sofisticadas obras hidráulicas que canalizaban los cuerpos de agua que la rodeaban.

Las lluvias torrenciales son una constante en una ciudad que nació inundada por los lagos y que desde siempre, como podemos ver en estas imágenes, ha sido un reto para sus habitantes.

Han sido muchos momentos de urbanización en la que se ha desecado el viejo sistema de lagos de la zona.

Para muestra un botón con imágenes de principios del siglo XX son de la colección con autoría de Juan Guzmán y Miguel Casasola.

 

 

La Ciudad de México surgió de una hoja de papel en la que Alonso García Bravo, El Jumétrico, trazó calles, plazas y edificios.

Hernán Cortés creyó que sobre aquella cuadrícula, asentada sobre los lagos, había edificado una de las ciudades más magníficas del mundo.

La propia casa del conquistador, en lo que hoy es el Monte de Piedad, fue considerada “una ciudad dentro de la ciudad”: la construcción de aquel palacio demandó siete mil vigas de cedro.

El levantamiento de palacios, templos, conventos y hospitales sobre las ruinas de la antigua capital mexica, provocó el desmonte sistemático de los cerros.

Hizo que los aluviones arrastrados por las lluvias, azolvaran lentamente los canales y los lagos.

Desde entonces, hay datos históricos de cómo han subido los niveles de aguas, y las inundaciones que existen desde la época de la colonia, hasta nuestros días.

 

 

 

Por: Luz del Alba Belasko