cruz

Texcoco: tierra de leyendas

¿Conoces la Hacienda del Rey Nezahualcóyotl?


 

 

En el municipio de Texcoco se encuentra una de las construcciones más hermosas de nuestro país, el Parque Nacional Molino de Flores.

Este parque originalmente era la Hacienda del rey Netzahualcóyotl, quien alrededor de la población indígena de Texcoco mandó colocar los jardines más hermosos durante el siglo XIV.

Con la llegada de los españoles la propiedad fue establecida para la producción de textiles, siendo construida por Miguel de Cervantes e hijo a principios del siglo XVIII. Sin embargo, tiempo después, se convirtió en una productora de harina de trigo.

Durante la época de Porfirio Díaz, en el siglo XX, esta hacienda tuvo mucho auge, con la producción de la bebida conocida como pulque. Posteriormente en 1937, Lázaro Cárdenas expropió la propiedad, y las puertas de este hermoso lugar  quedaron abiertas al público.

 

 

Hoy en día la exhacienda es ocupada para grabar algunas películas extranjeras y mexicanas, y como lugar turístico.

Debido a su gran extensión ofrece diversas actividades para los que la visitan; cuenta con una capilla, una hermosa área de campo para convivir con la familia, área infantil con juegos mecánicos, área comercial que ofrece una exquisita gastronomía y muchas otras actividades recreativas.

También podrás vivir la experiencia de la tienda de raya, las monturas, los molinos, caballerizas, hornos de pan, rancherías, cocheras, entre muchas cosas de la antigüedad.

 

¿Sabías que…?

La Hacienda originalmente recibía el nombre de Molino de Tuxcacuaco pero al ser comprada por Don Antonio Flores de Valdez el nombre cambió a Molino de Flores.

¡Ven y disfruta de este lugar que te llenará los sentidos con su valor histórico y cultural!

 

Por: Fernanda Corona.