alfred

Ser feminista es ser colectiva

Lo único que quedó claro es que entre las candidatas a gobernadoras no hubo alternancia en construir un bien común de género entre ellas.


 

 

Reciente en la contienda a gobernador del Estado de México, fueron tres mujeres que entre ellas no hubo un mínimo de solidaridad, ni siquiera por el género.

Cada una de las candidatas: Josefina, Delfina y Teresa, se mostraron a sí mismas, no solamente en esta alusión concreta sino en esa actitud que mantienen siempre de no pensar en el bien colectivo.

Detrás de cada una de ellas hubo un hombre con más peso mediático y político. Porque la política se sigue viendo como una cosa de hombres y aun así intentando meter a más mujeres como dirigentes de sus partidos, como el caso de Alejandra Barrales y Alejandra del Moral, en donde se supone tendrían que luchar por la igualdad.

A todas estas mujeres en la política les ha costado el triple que a los hombres demostrar que valen al ocupar posiciones de responsabilidad, a pesar de todos los cuestionamientos, hasta de sus vidas privadas.

Sin embargo no se vio ni ápice de que alguna de ellas intentara convertir el feminismo no en un punto y aparte donde primero se habla de algunos temas y luego del feminismo como algo aislado, sino en una manera de entender el mundo de forma transversal y que se puede aplicar además a cualquier análisis de la realidad. Ni siquiera intentaron llevar una voz representativa a su género, lo único que nos quedó claro es que no hubo colectividad entre ellas.

 

 

Por: Luz del Alba Belasko.