EANGLE

Incendio en Londres

La falta de infraestructura básica de emergencia dejó a decenas de víctimas atrapadas.


 

 

Un fuego de enormes dimensiones se desató de madrugada en la Torre Grenfell, situada en una zona próxima a Notting Hill y en la que viven unas 500 personas.

En la extinción de las llamas trabajaron unos 200 efectivos y 40 camiones autobombas, informaron fuentes de la Brigada de Bomberos de la ciudad, además de haberse desplazado hasta el lugar un centenar de médicos. La nube de humo puede verse a kilómetros de distancia.
Grenfell es una torre residencial de 27 plantas y 120 viviendas de protección oficial en el centro-oeste de Londres. El Servicio Nacional de Salud ha añadido que otras 74 personas se encuentran hospitalizadas en seis hospitales de la capital británica, 20 de ellas en estado crítico. Sesenta y cuatro heridos han sido trasladados en ambulancia a los centros hospitalarios desde el lugar del suceso, mientras otros diez han acudido por su propio pie.
Los bomberos han reconocido que la situación es crítica. Sus efectivos trabajan con “equipos de respiración autónomos” y “en condiciones extremas” para poder sofocar el fuego. “Éste es un gravísimo incidente”, se escuchó en todas las redes.

La torre Grenfell de Londres fue construida en el año 1974, y sus fachadas exteriores fueron rehabilitadas el año pasado. El fuego, al parecer, comenzó en una cara de la torre, probablemente en la cuarta planta, y en 15 minutos engulló el edificio por completo.

Rydon, la empresa que se encargó de aquella restauración, ha insistido en que se hizo cumpliendo los estándares de seguridad. El coste de las obras ascendió los 9.7 millones de libras (once millones de euros).

 

 

 

 

Con información de: 20 Minutos / The Guardian.