bada

Al encuentro con Budha en el Edoméx

En 2004, Valle de Bravo fue la sede de la Gran Stupa de la paz mundial.


 

Arquitectos, albañiles y monjes tibetanos cuidaron cada detalle de la construcción de este monumento. Mide 36 metros y tiene un área de 400 metros cuadrados.

Existen 8 tipos de stupas según la filosofía budista; la que está en nuestro país pertenece al tipo “chian chiub chorten”, que simboliza la naturaleza y la mente totalmente despierta de Budha.

Las stupas son realizadas como monumento funerario de un maestro importante, y se construyen con la finalidad de tener un camino hacia la iluminación y para continuar la conexión con el maestro difunto; se colocan objetos personales como joyas, semillas, textos, objetos sagrados del Budhismo, entre otras cosas.

 

 

¿Sabías que…?

En estas stupas también se coloca el pelo, las uñas y las cenizas del maestro fallecido.

La imagen arquitectónica de una stupa representa el cuerpo de Budha sentado en su trono de meditación. La base es el trono, los escalones sus piernas, la estructura alargada su cuerpo y sus ojos el espiral en el que se coloca la corona.

Son construidas con base en los códigos conocidos como TIKSE y representan las 3 partes esenciales de la enseñanza.

La gente asiste a este lugar para conectarse consigo misma y balancear toda la energía negativa por energía positiva. Dicen que ir a este lugar quita cualquier obstáculo, encuentras la paz, te armonizas contigo y con la naturaleza.

¡Así que, seas budista o no, deberías visitar este atractivo monumento!

 

 

Por: Fernanda Corona.