eu

“Fuego, fuego, los yanquis quieren fuego”

Piden declarar impagable la deuda pública de 73,000 millones de dólares.


Medio millar de izquierdistas puertorriqueños se manifestaron el pasado domingo frente a la sede del organismo electoral en San Juan y quemaron banderines estadounidenses, en protesta contra el plebiscito de estatus en el que ganó la anexión a Estados Unidos.

Unos 2.2 millones de electores puertorriqueños estaban llamados a elegir entre la anexión, la independencia o mantener el statu quo, en un plebiscito no vinculante para Washington sobre el futuro político de esa isla en bancarrota.

Con 95.44% de los votos escrutados y una participación de 23.01%, la anexión ganaba holgadamente con 97.18% de los sufragios. Estos resultados eran previsibles dado el boicot de los partidos opositores, que consideraron la consulta “una farsa”.

Tras conocerse los primeros resultados, unas 500 personas opuestas a la realización del plebiscito se congregaron frente a la Comisión de Estatal de Elecciones (CEE). Desde 1952, Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a Estados Unidos, que invadió la isla en 1898.

Gritando “Fuego, fuego, los yanquis quieren fuego”, los manifestantes quemaron un centenar de banderines estadounidenses, en repudio al “centenario de la imposición de la ciudadanía norteamericana” a los puertorriqueños y los 118 años de “dominación colonial” de Estados Unidos.

La protesta fue convocada por la Jornada se Acabaron las Promesas, el Partido Revolucionario de los Trabajadores Puertorriqueños-Macheteros, la Colectiva Femenina en Construcción y otros grupos que se oponen a la supervisión de parte de Washington de las finanzas de la isla.

Durante la manifestación, que culminó frente al edificio que acoge las principales oficinas del gobierno norteamericano, también se denunció el cierre de escuelas públicas mientras se gastan 7.5 millones de dólares para el plebiscito.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, anunció tras votar por la anexión que acudirá “a los foros internacionales para defender el argumento de la importancia de que Puerto Rico sea el primer estado hispano de Estados Unidos”.

El presidente del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP) manifestó que su gobierno luchará “en Washington y en el mundo entero” para lograr la anexión de esta isla del Caribe.

Los partidos Independentista Puertorriqueño (PIP) y Popular Democrático (PPD) no participaron de la consulta de estatus, por lo que el PNP estuvo prácticamente solo en el evento electoral.

 

Con información de: AFP.