samarita

Oaxaca celebra “La Samaritana”

Un vasito de agua no se le niega a nadie.


Cada cuarto viernes de Cuaresma, tres semanas antes del viernes santo, la capital oaxaqueña recrea el pasaje bíblico que hace la convivencia de chicos y grandes en toda la ciudad: la celebración de “La Samaritana”.

Esta tradición que recuerda el momento en que una mujer ofrece agua a Jesús, se reforzó a inicios del siglo XX en los atrios de las iglesias y  hoy toma las calles del centro de la ciudad de Oaxaca.

Hombres y mujeres instalan y adornan sus mesitas donde ofrecen aguas frescas de las frutas de temporada para todo aquel que vaya pasando por el lugar.

Las ollas se adornan como si fueran pocitos de agua que contienen bebidas de los más variados sabores como horchata, tamarindo, jamaica, limón, sandía y piña hasta bebidas prehispánicas como el tejate a base de cacao y hueso de mamey o la de chilcayota, una calabaza de la región.

Una tradición única en México que refleja la humildad y el calor de su gente, por lo que bien podría llegar a otros escenarios. Recordando el dicho de las abuelas “un vasito de agua no se le niega a nadie”.

 

Por: Nicolás Martínez.