PLANTILLA-PORTADA-FILTROS

Reconocen labor arqueológica de Matos Moctezuma

Cincuenta años de pasión por el carácter y la identidad nacionales.


En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados entregó, por primera vez, el reconocimiento denominado “Mexitli”, a quien es considerado el mejor arqueólogo del país, Eduardo Matos Moctezuma, por su trayectoria académica en torno a la investigación sobre el pasado mexica, que forma uno de los pilares de la conciencia nacional y de nuestro ser contemporáneo.

Eduardo Matos Moctezuma es investigador emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y acérrimo defensor del México multilingüe, de ahí que en su opinión, las cerca de 70 lenguas indígenas que se hablan en el país, deberían declararse Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

El homenaje no se limita a sus aportaciones a la arqueología, sino también reconoce su trabajo como lingüista y su compromiso para formar nuevas generaciones de arqueólogos con una labor incansable en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

El arqueólogo Matos Moctezuma explicó el simbolismo del águila y la serpiente en el Escudo y Bandera Nacionales, los cuales han perdurado a través de los años y en diferentes momentos históricos.

Este emblema llegó a estar presente a lo largo de la historia, sostuvo, vivió todas las vicisitudes, todos los imperios y se mantuvo hasta el momento actual. “El nombre de México ha predominado a lo largo de la historia. Aun cuando su significado se ha prestado a discusión, no hay determinación absoluta, y se piensa que es ‘Ombligo de la luna’”.

El autor de Muerte a filo de obsidiana hizo un recorrido ante los asistentes -entre ellos los embajadores de Bulgaria, Costa Rica y Ecuador: Valentin Modev, María Eugenia Venegas Renauld y Leonardo Arizaga- explicando cómo el signo del águila posada en la nopalera resistió el embate español y tres siglos de Colonia, para erigirse en el símbolo que de acuerdo con los independentistas sería el “cordón umbilical”, la conexión entre los nacientes mexicanos y los pueblos diezmados por la Conquista.

En víspera del Día de la Bandera, habló de la trascendencia del Escudo Nacional, “el único símbolo prehispánico sobreviviente a la colonización”: el águila posada sobre una nopalera, señal para los mexicas de que habían llegado al lugar elegido. Esto, expresó, “porque en un momento desafiante para México y para los connacionales que se encuentran en Estados Unidos, es importante recuperar sus signos de resistencia”.

 

Por: Luz del Alba Belasko.